La evolución y la revolución de los últimos diez años en la ortodoncia, además de la ortodoncia invisible y la ortodoncia lingual, ha venido de la mano de los brackets autoligables.