Las personas asmáticas suelen respirar por la boca, lo que reseca sus mucosas bucales y hace que los gérmenes ataquen con mayor rapidez. Además, al tener la boca seca, tienen