El 85 por ciento de los pacientes que acuden a las consultas dentales presenta síntomas de bruxismo, una parafunción mandibular persistente que consiste en el frotamiento y rechinamiento dentario