En  muchas ocasiones los padres se desesperan al no conseguir que sus hijos cojan el hábito de lavarse los dientes. Les enseñan a cepillar los dientes, insisten a diario,