La erupción dentaria puede comenzar más o menos a los 6 meses de edad. Este hecho suele ser bastante esperado y celebrado por los padres, pero a los bebés pueden producirles molestias