Muchos de los pacientes que acuden a la consulta aquejados de dolor y sangrado en las encías nos dicen que tienen piorrea, pero no saben en realidad