Está claramente demostrado, que nuestra alimentación influye sobre la aparición de la caries y de otras patologías bucodentales. Pero esto no sólo depende del tipo de alimento que ingerimos, sino también