Tras el cepillado nocturno de los dientes, lo saludable es beber únicamente agua.

    Hay que lavar y secar el cepillo después de usarlo, colocando el capuchón protector para que dure más tiempo.

  ANTES de la aparición de la odontología moderna, la gente solía experimentar dolor y pérdida de piezas dentales desde su juventud. Tener los dientes manchados o mal alineados, o incluso haberlos perdido, afeaba