Los dientes necesitan, sobre todo, constancia. Una salud dental diaria y evitar algunas malas costumbres garantizan una boca resplandeciente. Nada más levantarnos, nuestra boca ha estado inactiva, por eso