Para impedir la halitosis es recomendable beber mucha agua, especialmente entre comidas. Además hay que evitar largos periodos de ayuno, reduciendo los intervalos entre comidas